Buscar sólo en este departamento
La producción de vinos ecológicos se consolida en Yecla con una subida del 20%
  • Las condiciones climáticas y el suelo calizo hacen del Altiplano una zona privilegiada para este segmento, que acapara ya el 67% de los viñedos

Lo natural sigue ganando terreno gracias a la concienciación del consumidor. Los amantes del vino los aprecian desde hace tiempo, pero últimamente se nota que también los consumen con más asiduidad. Son los vinos que se elaboran alejados de los compuestos químicos tanto en el campo como en la bodega. Y Yecla es una tierra privilegiada en esta materia por tener, entre otros, dos factores a su favor: el clima y el suelo calizo.

De las 4.696,31 hectáreas de viñedos que se encuentran dentro de la Denominación de Origen (DO) Yecla, 3.134 están certificadas como ecológicas. Es decir, cerca del 67%. Y tres de las nueve bodegas solo elaboran ya vino ecológico.

Son varios los motivos que empujan a los agricultores a trabajar sin químicos. Se pueden resumir en: rentabilidad, calidad de la uva y aumento de la demanda. El fruto que se obtiene en ecológico se paga un 15% más que el convencional. Además, al ahorro que supone no utilizar productos para evitar plagas, hay que sumarle menos trabajo, menos gasóleo y que hay ayudas públicas a este tipo de agricultura.

Es la ecuación que marca un futuro cada vez más sostenible con el medio ambiente en el sector vitivinícola, que registra un aumento en las ventas de algo más de un 20% en el último año, según los datos de la propia entidad reguladora. Con todo, otra de las claves es que la uva que se obtiene no tiene diferencias de sabor y calidad respecto a la convencional. Una uva con la que se obtuvieron casi tres millones de litros de vino en la campaña del año pasado.

El secretario de DO Yecla y gerente de Bodegas Barahonda, Antonio Candela, participó la pasada semana en la feria Millésime Biofach. Es una de las citas más importantes del mundo en materia del vino ecológico, donde se dieron a conocer unas 28.000 muestras de este producto. Allí, seis bodegas yeclanas participaron y algunas cosecharon premios internacionales por la calidad de sus productos. Es una feria multitudinaria que crece exponencialmente porque «cada vez se busca más lo natural».

Candela considera que uno de los elementos clave del auge de esta agricultura en el municipio han sido «las feromonas mediante el método de confusión sexual para proteger a los cultivos de las plagas». La técnica consiste en distribuir en la parcela un número elevado de difusores de la feromona de la hembra. El macho, al no encontrarlas, no las puede fecundar y se evitan plagas.

Cien por cien natural

En el año 2002 Bodegas La Purísima decidió comercializar el primero de sus vinos ecológicos. Desde entonces, siguen apostando por ellos hasta el punto de que ahora el 15% de todo lo que comercializan es ecológico. Tienen tres vinos de este tipo con los que están registrando un crecimiento de en torno a un 20% anual en este mercado, explica su enólogo, Pedro José Azorín. Este experto relata que la cantidad de sulfitos que se pueden utilizar en su elaboración es muy baja. «Hoy en día no basta con ser ecológico. También tienes que ser ecológico vegano. Para clarificar el vino no se pueden utilizar agentes de origen animal, como la proteína del huevo. Por eso utilizamos los de origen vegetal para ser 100% natural». Este tipo de vinos tienen como destino principal el mercado del norte de Europa, aunque hay excepciones como pedidos que llegan de Corea del Sur y de Filipinas. Los precios son un poco mayores que si fueran convencionales, pero «el consumidor asume que debe pagar un poco más por su origen».

En Bodegas Castaño confirman una demanda creciente en otros mercados. «Nuestros viñedos convencionales únicamente difieren de los ecológicos en la certificación, pero las prácticas vitivinícolas son las mismas en ambos casos y eso es gracias a las características de nuestro terruño», explica la responsable de comunicación de la bodega, Mari Carmen Puche. Esta firma elabora cuatro vinos certificados ecológicos: blanco macabeo, rosado monastrell y dos tintos monastrell.

Pioneros a principios del nuevo siglo

Pascual Azorín fue uno de los agricultores pioneros en Yecla en cultivar sus 30 hectáreas de terreno de forma ecológica. Empezó en el año 2000, aunque no pudo cosechar nada hasta que pasaron cinco años para que su finca se «limpiara» de los químicos que se habían utilizado hasta entonces. Ahora solo utiliza materia orgánica para enriquecer el suelo y aprovecha la poda para aportar nutrientes.

«Cuando dije en la bodega que iba a llevar uva ecológica me dijeron que ellos no iban a hacer ese tipo de vino. Tuve mis más y mis menos», relata este hombre que se enorgullece de la decisión a contracorriente que tomó y quien el tiempo le ha dado la razón. «Fue arriesgado porque si durante esos cinco años me hubiera llegado una epidemia se hubiera llevado toda la producción por delante. Tuve suerte», asegura. Además de fortuna, la climatología de la zona y el tipo de suelo ayudaron a sacar adelante este y otros proyectos ya que el intenso frío y la sequedad son unos pesticidas naturales que aporta la comarca. Este agricultor trabaja con tres cultivos tradicionales como son los viñedos, los olivos y la almendra. «Hasta que deje de trabajar seguiré con lo ecológico porque cada vez se pide más, no tengo problemas en venderlo y me pagan más», explica. El camino que emprendió hace ya casi 20 años abrió un sendero que el resto está tomando. «Hay muchos compañeros que están cambiando a ecológico. Eso es bueno», concluye.





FUENTE: LA VERDAD
© 3 Copyright - CROEM. C/ Acisclo Díaz, 5C. 30005 Murcia · Tlf. 968293800 · Fax 968283069

· Aviso legal · Política de Protección de Datos · Política de Privacidad ·