Buscar sólo en este departamento
Rehn culpa a los Gobiernos del lado oscuro de la austeridad
No corren buenos tiempos para Olli Rehn, el comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea. El economista finlandés, doctorado en la Universidad Oxford, está siendo el saco de boxeo favorito de los críticos a la política de austeridad emprendida por la UE, que sitúa la reducción de déficits públicos como un requisito imprescindible para recuperar el crecimiento económico sostenible. Pero ayer Rehn dijo basta, y acusó de los daños que está causando la austeridad en la economía real al modo en que los Gobiernos están diseñando los ajustes fiscales.

"Si una consolidación fiscal se fundamenta excesivamente en subidas de impuestos, esto tiene un efecto negativo en el crecimiento económico. Desafortunadamente, en muchos Estados miembros, el jercició de consolidación fiscal se ha apoyado demasiado en subidas de impuestos más que en recortes de gastos", afirmó Rehn durante una comparecencia ante el Comité de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.

No solo es ajustar

Los motivos, para Rehn, son claros: "[Los recortes de gasto] son políticamente más difíciles, pero son más permanentes y estructurales, y tienen un impacto más positivo en el crecimiento económico".

Es decir, si los Estados que han emprendido ajustes hubieran recortado más gasto público en lugar de subir los impuestos, el Producto Interior Bruto de estos países habría sufrido menos y la tasa de desempleo sería más baja. Rehn aprovechó su comparecencia para recordar la necesidad de compaginar las medidas de ajuste, "para contener el nivel de deuda" y las reformas estructurales, "para apoyar el crecimiento".

"Mi conclusión es que tenemos que hacer todo a través de reformas estructurales y mediante inversiones públicas y privadas, para apoyar el crecimiento y al mismo tiempo mantener una política de consolidación fiscal constante de las finanzas públicas", afirmó el comisario.

En este sentido, Rehn instó a España -que mañana presentará su paquete de reformas-, un esfuerzo extra para reducir lo que calificó como "inaceptables niveles de desempleo" [Ayer la EPA cifró el número de desempleados españoles en 6,2 millones, un 27% del total].

"España debe mantener el impulso reformista al incluir medidas políticas amplias y concretas en sus programas de reformas y estabilidad, que esperamos para pronto", apuntó Rehn, quien urgió al Gobierno a finalizar la recapitalización del sistema financiero, a mejorar las políticas activas de empleo (formación de trabajadores) y adoptar medidas como la Iniciativa de Emleo Juvenil, que invertirá unos 1.000 millones en 7 años para dar trabajo y formación a los jóvenes.

El Comisario volvió a dejar claro que, si las reformas de Rajoy son suficientemente ambiciosas, España es un candidato a recibir más tiempo para situar su déficit público por debajo del 3% del PIB. Según el plan actual, esta meta debería lograrse en 2014, pero fuentes comunitarias consideran "razonable" pensar que podría restrasarse hasta 2016.

La Comisión Europea comunicará el 29 de mayo su recomendación sobre la senda de consolidación fiscal de cada país, que deberá ser luego adoptada formalmente por el Ecofin (ministros de Economía de la UE).

Fuente: Expansión
© Copyright - CROEM. C/ Acisclo Díaz, 5C. 30005 Murcia · Tlf. 968293800 · Fax 968283069

· Aviso legal · Política de Protección de Datos · Política de Privacidad ·