Buscar sólo en este departamento
El derecho del Gobierno a equivocarse
Mariano Rajoy ha defendido el derecho de su Gobierno a equivocarse en sus previsiones económicas. Y a rectificar, por supuesto. Según el presidente del Gobierno, España no hará nada "diferente" a lo que han tenido que hacer los organismos internacionales y la "inmensa mayoría" de los países de la UE ante un cambio en la situación económica. Prepara así el terreno para el anuncio de este viernes de un nuevo cuadro macroeconómico.

El ministro Luis de Guindos ya reconoció a 'The Wall Street Journal' que la caída del 0,5% del PIB que el Gobierno incluyó en los Presupuestos de 2013, podría triplicarse. Esa desviación sería una estocada para las cuentas públicas que se quedarían cortas de ingresos y largas de gastos.

"Las previsiones no son algo en lo que se acierte siempre y hay que cambiarlas como cualquier país del mundo civilizado", dijo el presidente.

Rajoy citó, como ejemplos de rectificaciones, que el Reino Unido estimó en agosto que su economía crecería un 1,8% en 2013 y ahora la rebajó al 0,6%. Francia previó un crecimiento del 0,8% en 2013 cuando presentó su presupuesto, pero la ha dejado en 0,1%. También mencionó a Portugal, Irlanda y hasta a Alemania que ha reducido de un crecimiento del 1,6% del PIB al 0,4 sus predicciones.

Es cierto que no hay nada malo en rectificar, pero el presidente olvida que el actual cuadro macroeconómico, que preveía una caída del 0,5% del PIB en 2013, se difundió por primera vez en julio de 2012 y se ratificó en septiembre en medio de una gran controversia porque la gran mayoría de los expertos consideró que ya estaba fuera de la realidad.

Así, el panel de 19 expertos de Funcas anunciaba el 31 de julio de 2012 que la caída en 2013 sería del 1,1%, más del doble que lo que anunciaba el Gobierno. En esa época, el FMI también vaticinaba para España una contracción del 1,2% en 2013.

Sin embargo, en su panel de septiembre, coincidiendo con la presentación de los Presupuestos para 2013, Funcas empeoró su previsión: el consenso de los analistas pasó a anunciar una caída del 1,5% en 2013, muy lejos del -0,5% del Gobierno. Lo peor es que el más optimista de los expertos del panel que era el Instituto de Macroeconomía de la Universidad Camilo José Cela, que dirige David Taguas, vaticinaba una caída del 1%, el doble que la previsión del Ejecutivo.

Fue tan llamativa la perseverancia del Gobierno en mantener su cuadro macroeconómico que el ministro Cristóbal Montoro llegó a precisar que el Gobierno no hacia previsiones, sino que se fijaba "objetivos".

Fuente: El Mundo
© Copyright - CROEM. C/ Acisclo Díaz, 5C. 30005 Murcia · Tlf. 968293800 · Fax 968283069

· Aviso legal · Política de Protección de Datos · Política de Privacidad ·