Buscar sólo en este departamento
Los economistas piden una ley estatal para ordenar los impuestos 'verdes'
  • La Región cuenta con cuatro tributos ambientales, con los que se recaudaron 50,2 millones en 2017

La fiscalidad ambiental en España se ha convertido en los últimos años en un guirigay impulsado por la convergencia de dos intereses en las administraciones públicas: el afán recaudatorio y la protección del medio ambiente. La complejidad cada vez mayor de este campo y la diversidad de figuras impositivas llevaron ayer al presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), Jesús Sanmartín, y a la directora de la Cátedra de Hacienda Territorial de la Universidad de Murcia, María José Portillo, a reclamar una ley estatal marco que ponga orden en esta área.

Sanmartín y Portillo presentaron ayer, en el Colegio de Economistas, el estudio 'La fiscalidad ambiental en España. Situación actual y tendencias', en el que se pone de manifiesto que «la proliferación de impuestos propios ambientales por parte de las autonomías no se ha realizado en el marco de un programa medioambiental estatal o al menos consensuado entre las diferentes comunidades, lo cual ha llevado al establecimiento de impuestos heterogéneos tanto en lo referido a los hechos imponibles gravados como en el resto de elementos configuradores del impuesto, lo cual debería ser considerado en el marco de una política ambiental más amplia».

En España se recaudaron 21.382 millones de euros en 2017 por impuestos ambientales, un 3% más que un año antes. De todos ellos, el de hidrocarburos es el más rentable, al generar unos ingresos al Estado de 13.156 millones de euros.

La Comunidad solo ingresa 127.000 euros por el gravamen sobre vertidos a las aguas litorales

En lo que se refiere al reparto por administraciones públicas, los impuestos estatales representan el 82% de la recaudación total, le siguen los tributos locales, con un 10%, mientras que los autonómicos suponen el 8% de los ingresos. Sin embargo, es en el ámbito de las comunidades donde mayor diversidad existe.

Según el estudio del Consejo General de Economistas, hasta 49 impuestos ambientales se recaudan en las 15 comunidades de régimen común, lo que les reportó en el año 2017 unos ingresos de 1.589,5 millones de euros.

El menos rentable

La Región de Murcia cuenta con cuatro impuestos 'verdes', por los que recaudó 50,2 millones en 2017: el que grava las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera (1.058.000 euros de recaudación); el canon de saneamiento (48,2 millones); el impuesto sobre el almacenamiento o depósito de residuos (764.800 euros) y el de vertidos a las aguas litorales, que es el menos rentable de toda la fiscalidad ambiental autonómica, con tan solo 127.300 euros al año.

Los impuestos que generan más recursos son los relacionados con el agua, como el canon de saneamiento establecido en numerosas autonomías. Entre las propuestas de los economistas para una fiscalidad más adecuada en este ámbito, además de la armonización de los tributos entre las distintas regiones, figura la creación de un impuesto estatal sobre las emisiones de nitratos y fosfatos y su reparto a las comunidades, así como establecer un impuesto sobre el agua cedido a las autonomías.




FUENTE: LA VERDAD
© 3 Copyright - CROEM. C/ Acisclo Díaz, 5C. 30005 Murcia · Tlf. 968293800 · Fax 968283069

· Aviso legal · Política de Protección de Datos · Política de Privacidad ·